Infografía: Consejos para una entrevista de trabajo exitosa

Un buen candidato, pese a causar buena impresión al entrevistador puede ser desestimado por no haberse preparado la entrevista. A continuación proporcionamos una serie de consejos que mejorarán nuestras posibilidades de éxito en una cita de estas características:

1 – Conocer la empresa

Es importante demostrar un interés en la compañía más allá de un empleo y una retribución mensual. Las empresas valoran que se muestre reconocimiento por sus proyectos y que previo a la entrevista, el candidato conozca su historia, competencia, clientes, servicios y compromisos.

2 – Llevar tu currículum

Llevar tu currículo a la entrevista demuestra interés y  facilita la tarea del entrevistador. Los reclutadores realizan diversas entrevistas a lo largo de la semana y no pueden recordar la información de todos los candidatos, por lo que te agradecerán el gesto. Además es tu carta de presentación y marcará la ruta de la entrevista.

 3 – Vestimenta adecuada

A la hora de elegir la ropa para la entrevista hay que tener en cuenta el tipo de empresa y el puesto al que se opta, aunque siempre debemos evitar ropa llamativa, demasiado informal o extravagante. Un peinado sencillo y ropa de colores neutros, azul marino, gris o negro son una buena opción. Por lo general, las empresas tradicionales visten más formales que las de reciente creación.

4 – Practica posibles preguntas

La espontaneidad es un  punto a favor, pero las entrevistas deben prepararse para poder dar respuesta a todo lo que se nos plantee. Debemos tener claros nuestros objetivos profesionales, nuestros puntos débiles y fuertes y por qué hemos participado en el proceso de selección. La duración suele ser en torno a una hora y es importante esforzarse por hacerla amable, fácil y amena, siendo conciso en las respuestas y argumentándolas, pues  tú mismo debes aportar información al entrevistador y exponer tus capacidades, conocimientos, habilidades y experiencia para logar el objetivo final: “vender tu candidatura”.

5 – Primera impresión y puntualidad

Las primeras impresiones son muy importantes. Muchos reclutadores son capaces de evaluar la valía de un candidato tras verle entrar y observar su forma de saludar y sentarse.

La impuntualidad se traduce en desorganización, por eso es mejor llegar pronto a nuestra cita para mostrar que le otorgamos importancia. Una vez allí, debemos saludar con un firme apretón de manos para transmitir buenas sensaciones y no tomar asiento hasta que nos lo indiquen

6 – Durante la entrevista

Es importante dejar que el entrevistador tome la iniciativa y no interrumpirle. Debemos evitar gestos nerviosos como agitarnos, modernos las uñas o asentir con la cabeza todo el rato y cuidar nuestro lenguaje corporal, no debemos cruzar los brazos para no causar sensación de estar a la defensiva, tampoco debemos manifestar timidez, tensión, impaciencia o dudas. Por lo contrario mantener una postura erguida, regalar alguna sonrisa, mirar a los ojos y mantener las manos encima de la mesa se traduce en confianza y seguridad.

Es importante cuidar nuestro lenguaje, responder clara, breve y honestamente, evitar los monosílabos y los detalles no relevantes y mantener la atención en todo momento. Si creemos que alguna pregunta está fuera de lugar, simplemente debemos contestar que la consideramos irrelevante para el desarrollo del puesto. Y por último, recuerda que esta puede ser la primera entrevista del proceso, y lo primordial es el puesto de trabajo, ya habrá ocasión para hablar de la remuneración y las vacaciones.

7 – Preguntar

Plantear preguntas al entrevistador, como los pasos a seguir tras la entrevista, las costumbres de la empresa o las posibilidades de promoción, pone de manifiesto tu interés en el puesto de trabajo.

8 – Seguimiento de la entrevista

Tras la entrevista es recomendable hacer un seguimiento para mostrar tu interés por la vacante. No se debe hacer una llamada al entrevistador, pero escribirle un mail es una buena opción para obtener información sobre el transcurso del proceso de selección, pero no debemos caer en el error de suplicar el puesto.