“Nativos Digitales” VS “Inmigrantes Digitales”

La tecnología está cada vez más presente en nuestro día a día y ya es tradición que los padres soliciten ayuda a sus hijos para dar el salto a la era informática y aprender a mandar mails, abrir perfiles en redes sociales, descargar música, etc.

Siete de cada diez padres piden ayuda a sus hijos para usar el teléfono móvil y cuatro de cada diez les reclaman para navegar por Internet o utilizar el ordenador. Sin embargo, para los millenials no es tarea fácil guiar a sus progenitores ya que no entienden que un aparato informático se convierta en tarea imposible para ellos.

Los conocidos como “nativos digitales” son capaces de manejar cualquier dispositivo electrónico en cuestión de minutos y es sorprendente que el 20% de los niños de dos a cinco años sean capaces de utilizar aplicaciones sencillas en smartphones, mientras que solo un 9% es capaz de abrocharse las zapatillas.

En el otro extremo, se encuentran los abuelos de los nativos digitales, que también intentan adaptarse a esta nueva era tecnológica para llegar a sentirse protagonistas de la transformación digital que vivimos cada día. Cada vez son más los abuelos que cambian las clases de pintura y cerámica por las de informática y manejo de redes sociales, lo que les permite estar conectados con el mundo, informarse de manera inmediata de los acontecimientos que se producen y lo más importante, utilizar el mismo lenguaje que la gente joven para sentirse integrados en su mundo.

Los hijos no deben olvidar que en un futuro serán “inmigrantes digitales” y necesitarán de la ayuda de sus sucesores para seguir el ritmo a los avances de la tecnología. Por este motivo deben evitar frustrarse y tender la mano a sus progenitores.